La Senda del Caslilla discurre en su totalidad dentro del Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama . Además, está incluida dentro de la Red Natura 2000, como Zona de Especial Conservación “Sabinares de Somosierra”. Tiene una longitud de 7,10 km, y transcurre por paisajes diversos, desde monte, a zonas de ribera o barrancos. Une las localidades de Sigueruelo, al noreste, y de Casla, al suroeste, y tenemos la posibilidad de hacerla lineal, o bien circular regresando a cualquiera de los dos pueblos de partida. A lo largo del trayecto atravesaremos zonas de monte en las que aparecen ejemplares centenarios de sabinas (Juniperus thurifera), entre las que destaca “La Enebra” de Sigueruelo, un ejemplar enorme con un perímetro de tronco de 7 metros. Las sabinas simbolizan mejor que ningún otro árbol la resistencia a la adversidad y la persistencia, tratándose de un árbol muy rústico que crece bien en climas extremos. Tiene un crecimiento muy lento y es longevo, habiendo ejemplares de más de mil años. Llegando a la ribera del Caslilla, podremos apreciar los cortados y desfiladeros que el río ha ido formando a lo largo de los últimos cinco millones de años, y entre los que encontramos una zona rica en cuevas, destacando la cueva del Ranchón. En la parte superior de los cortados tendremos una vista privilegiada de la ribera del río Caslilla, desde donde mirando al norte podremos ver la urbanización de Los Cortos y mirando hacia el sur podremos admirar la Sierra de Guadarrama. En ésta zona, es necesario extremar las precauciones para evitar caídas al vacío. En las inmediaciones de la localidad de Casla bajaremos un pequeño barranco para llegar al cauce del río Caslilla, que cruzaremos por una pequeña pasarela. Tras una ligera subida, nos encontraremos prácticamente en la localidad de Casla. En ella, y junto al río, dispondremos de un área recreativa con fuente, mesas y bancos y abundante sombra.

Algunos de nuestros próximos eventos

Eventos recientes

Subir